Historia de La Villa de Ucero

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

La Villa de Ucero

Tiene una extensión de unas 2.000 hectáreas, encontrándose a unos 80 kilómetros de Soria y a 15 kilómetros del Burgo de Osma. El único acceso es por la carretera autonómica de El Burgo de Osma a San Leonardo de Yagüe. Consta de algo más de 100 habitantes censados y sus fiestas patronales son los días 24, 25 y 26 de Agosto.

Wikipedia: En el Censo de 1879, ordenado por el Conde de Floridablanca, figuraba como villa cabecera del Partido de Ucero en la Intendencia de Soria, con jurisdicción de abadengo y bajo la autoridad del Alcalde Mayor de Señorío, nombrado por el Obispo de Osma. Contaba entonces con 232 habitantes.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Castilla la Vieja que en el censo de 1842 contaba con 38 hogares y 150 vecinos.
 

Historia

La presencia del hombre en Ucero se remonta a los tiempos prehistóricos, según lo atestigua el hallazgo de útiles musterienses en el cañón del Río Lobos. Los celtíberos fundaron una ciudad, de la que sólo se ha descubierto hasta el momento la necrópolis, y algunos castros como el denominado Castillo Bellido en los acantilados del río Lobos. Los romanos también estuvieron presentes en Ucero. Colonizaron los asentamientos fundados por los celtíberos y levantaron una lujosa villa de recreo. Además, construyeron un canal que desde la fuente donde nace el río Ucero transportaba el agua hasta la importante ciudad romana de Uxama (Osma). Una cueva artificial, denominada la Zorra, corresponde a un tramo abovedado de este canal, mientras que en los sótanos de una casa de Ucero se ha hallado un tramo a cielo abierto del mismo. Esta época presentó un período de gran desarrollo agrícola y social para Ucero y otros asentamientos de la vega, que vieron favorecida su comunicación con Uxama por el trazado de una calzada romana.

La invasión musulmana de la Península en el año 711, dio lugar a un período de características opuestas, ya que el territorio de Ucero fue abandonado por sus pobladores, y quedó desierto. Esta situación se mantuvo hasta que en el año 889 se reconquistó por primera vez la ciudad de Uxama y se intentó repoblar esta zona soriana mediante la construcción del castillo de Osma y el reparto de las tierras aledañas. No obstante, las continuas luchas impidieron la consolidación de estos primitivos asentamientos medievales, entre los que se encontraría el de Ucero, hasta que en el siglo XI la frontera militar se desplazó hasta el río Tajo. A partir de este momento se fundan las primeras iglesias, se suceden las repoblaciones, y se reparten las tierras entre la Mitra de Osma, la Nobleza y las Ordenes Militares.

El asentamiento medieval de Ucero se fundaría tras la repoblación de Osma, aunque hasta el año 1775 no aparece una cita de Ucero en los documentos. Inicialmente se organizaría el territorio en Comunidad de Villa y Tierra. La superficie era de casi 10.000 hectáreas y contaba con el castillo y la villa de Ucero, y un número de aldeas que oscilaron entre 6 y 11. Posteriormente la jurisdicción se constituyó en Señorío, pero se desconocen las fechas.

La Villa de Ucero y el castillo

El primer Señor Feudal de nombre conocido fue Juan García de Villamayor, importante caballero que ocupó altos cargos en la Corte Real. A su muerte, acontecida en el año 1272, cedió en testamento este señorío a su segunda esposa, María Alfonso de Meneses. Esta dama, tras enviudar, residió en el castillo de Ucero donde mantuvo relaciones con el que sería años mas tarde el rey Sancho IV de Castilla. Fruto de estas relaciones, que tuvieron lugar entre los años 1276-1280, nació una niña que se llamó Violante Sánchez de Ucero. Esta dama recibió el Señorío de Ucero por donación de su padre, el rey Sancho IV, y provocó que Violante Sánchez cayera en desgracia con su hermanastro y tuviera que huir a Portugal. Algún tiempo después, regresó a Castilla y profesó la orden religiosa de Santiago. En su testamento, otorgado en Segura el día 30 de diciembre de 1327, cedió todos sus bienes, entre los que se citan el castillo y la villa de Ucero, a la orden. No obstante, existe una escritura anterior en que Violante Sánchez declara a sus padres beneficiarios de sus bienes de arras y del Señorío de Ucero. Sea por esta escritura o por el hecho de que no fue reconocida oficialmente como hija natural del rey Sancho IV hasta 1301, por expresa dispensa del Papa Bonifacio VIII, el último deseo de la Infante nunca se cumplió y el Señorío de Ucero no llegó a poder de la orden de Santiago.

Además, aconteció que en este intervalo se sucedieron las luchas civiles entre los nobles y la anarquía amenazó destruir la ciudad de Castilla. Las alteraciones fueron aprovechadas por Juan García de Villamayor, nieto del noble del mismo nombre citado anteriormente y con quien lo confunden algunos historiadores. Se apoderó por las armas del Señorío de Ucero cuando acudió a la provincia soriana para defender los derechos del rey Fernando IV frente al Infante de la Cerda. Este caballero, vasallo de varios reyes con los que desempeñó importantes cargos, poseyó el Señorío de la Villa y Tierra de Ucero durante pocos años. Viendo cercana su muerte quiso remediar los excesos realizados por sus gentes de armas contra las posesiones de la Iglesia y testó a precio casi gracioso el Señorío de Ucero a la Mitra de Osma, según expresamente se especifica en el documento de venta otorgado en el año 1302 y conservado en el Archivo Catedracilio. Esta venta, que se efectuó con los requisitos legales, no fue aceptada por algunos nobles partidarios de Violante Sánchez y defensores de sus derechos. La situación alcanzó tal extremo que en 1313 el obispo Juan Ascarón, al frente de los hombres de armas que reunió entre los pueblos de su Dignidad, se enfrentó militarmente a Juan Fernández Padilla, Señor de Calatañazor, por haber invadido el término de Ucero en apoyo de los derechos de la Infanta. Esta drástica reacción del obispo Ascarón no fue suficiente y en ocasiones similares defendió por las armas los derechos de su dignidad.

Esta venta fue conflictiva no tan sólo en el momento de su ejecución, sino también entre los historiadores sorianos ya que hasta ahora no existía una tesis por la expuesta anteriormente que aclarase las causas de los rápidos cambios en la posesión de dicho Señorío de Ucero.

La compra de la villa y castillo de Ucero con sus aldeas por la Dignidad Episcopal de Osma significó la supeditación a los intereses de los Prelados en los aspectos políticos, militares y económicos. Se inició así una etapa, que duró casi cinco siglos.

Información extraída del libro La Ermita templaria de Ucero (Soria) de Alejandro Aylagas Mirón

 

Memorias de las reynas catholicas, historia genealogica de la Casa Real de Castilla, y de Leon...
TOMO II
Escrito por Henrique Florez (año 1770)

En este libro se hace una breve reseña a la relación entre el rey Sancho IV y Doña Alfonso de Ucero, y la hija de ambos, Violante Sánchez (páginas 561 y 562).

Este libro lo podemos encontrar en Google Books: Acceso al libro en Google Books

 

Otros artículos relacionados

 

Grupos de las redes sociales

FACEBOOK: La Villa de Ucero

 

Plano de situación

Mapa de La Villa de Ucero

Ver Ucero en un mapa más grande

 

Vídeos

1. Toque de campanas en Ucero

VER VIDEO

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar